El TC ha declarado la vulneración de la integridad moral de un funcionario

El TC ha declarado la vulneración de la integridad moral de un funcionario al que no le asignaban tareas de forma intencionada durante casi un año y medio cuando se incorporó a un nuevo puesto. Tras una larga batalla judicial, el TC afirma en la sentencia que el funcionario merece “la protección constitucional debida frente a un trato degradante y/o lesivo de su integridad moral” por haber sido marginado laboralmente durante un largo periodo de tiempo sin que la Administración hiciera nada para remediarlo”. Además, valora especialmente la “intencionalidad, menoscabo y vejación, así como también la larga duración de la postergación laboral y la ausencia de motivo legítimo”.

Admin



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, personalizar y analizar su navegación y opcionalmente, ofrecer publicidad. Si continúa navegando está aceptando su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies